b_0_0_0_00_images_tit_articulos.jpg

GYV: Hizmet, un movimiento civil sin ambiciones políticas, Escrito por fgulen.com



GYV: Hizmet, un movimiento civil sin ambiciones políticas

Escrito por fgulen.com, miercoles, 18 de abril de 2012

 

 

La Fundación de Periodistas y Escritores (GYV, por sus siglas en turco), cuyo presidente honorario, de origen turco, es el célebre erudito musulmán Fethullah Gülen, emitió un comunicado en su página web el pasado jueves explicando la postura del movimiento Hizmet [servicio], inspirado por el señor Gülen, como movimiento civil sin ambiciones políticas.

 

El comunicado de la Fundación surge como respuesta a las recientes denuncias, en los medios de comunicación turcos, en el sentido de que el movimiento se encuentra envuelto en una lucha de poder con el Partido Justicia y Desarrollo (AK Parti, en turco) del gobierno, en las que se afirma que los miembros del movimiento se están «infiltrando» en las principales instituciones del Estado.

 

 

«Hizmet, es un movimiento de inspiración religiosa que se esfuerza por lograr una cultura de convivencia en el marco de los valores humanos universales. Se trata de un movimiento surgido de la sociedad civil y está integrado por voluntarios. Hizmet es un movimiento civil, y como tal no está relacionado ni apoyado por ningún programa, política o agenda oficiales, ni tampoco se posiciona en contra de ningún partido político concreto. Considerar a Hizmet como partidario o adversario de un determinado partido político es algo inaceptable de acuerdo con los principios básicos de éste», dice el comunicado.

 

 

La declaración define el punto de vista del movimiento con relación a los partidos políticos, en el sentido de que considera a éstos basados en los principios democráticos, lo cual garantiza la libertad religiosa y el respeto a las normas internacionales, principalmente a las de la Unión Europea. El comunicado expresa su apoyo a la legislación vigente y anima a trabajar por la extensión de los derechos humanos y de las libertades: «Las partes que trabajan para lograr estos objetivos se pueden basar, al igual que lo hicieron en el pasado, en el hecho de ser considerados como deberes cívicos».

 

 

Se afirma también, en esta declaración, que el movimiento ha contribuido mucho a mejorar la democracia turca, y agrega que Hizmet ha ayudado a los políticos en su tarea, especialmente en la aplicación de muchas de las reformas de la UE y a abordar la cuestión kurda, gracias a su gran influencia en la sociedad. «Sin embargo, Hizmet no ha tenido, en ningún momento, la intención de compartir o detentar el poder político», se explica en el comunicado.

 

 

La Fundación también se refirió a una reciente controversia sobre medios de comunicación que surgió de la filtración de e-mails de la compañía de análisis de seguridad Stratfor, en la que se afirmaba que miembros de su movimiento ejercieron presión sobre el presidente del Partido Justicia y Desarrollo a fin de controlar dicho partido. Gülen, que ya había negado anteriormente estas acusaciones, declaró por medio de su abogado que dichas acusaciones son totalmente infundadas.

 

 

El comunicado de GYV reconoce que Turquía ha hecho progresos significativos durante el gobierno del Partido Justicia y Desarrollo en los últimos 10 años, en los ámbitos de la democratización, el Estado de Derecho y en la superación de la tutela de los militares sobre la política. «Los objetivos fundamentales que tiene Hizmet, al igual que todos los demás sectores de la sociedad defensores de la democracia, como el Partido Justicia y Desarrollo, son el fortalecimiento de la democracia y continuar de manera más estricta su política de poner fin a la oscura influencia de los poderes fácticos sobre la política. Hizmet no espera sacar provecho del Partido Justicia y Desarrollo más allá de lograr estos objetivos, los cuales beneficiarían obviamente a todo el pueblo de Turquía», explicó el GYV.

 

 

El comunicado de GYV también negó cualquier distanciamiento entre el gobierno del Partido Justicia y Desarrollo y el movimiento Hizmet, tal como afirman algunos medios de comunicación a raíz de una crisis en la Organización Nacional de Inteligencia (MIT), durante el pasado mes de febrero.

 

 

La crisis del MIT está relacionada con la citación del presidente de esta organización, Hakan Fidan, y de otras cuatro personas más, por un fiscal público autorizado en febrero a supervisar una investigación sobre la Unión de las Comunidades del Kurdistan (KCK), una organización que los fiscales turcos consideran como un grupo que controla el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y a otros grupos afines. El fiscal quería que Fidan declarase como parte del caso, admitiendo las alegaciones de que algunos miembros del personal del MIT infiltrados en el KCK colaboraron con la organización para cometer actos de terrorismo.

 

 

«Contrariamente a lo que se ha dicho, el movimiento Hizmet no está de parte de ningún lado en esta crisis», aclara el comunicado.

 

 

En cuanto a la postura del movimiento con relación a la libertad de la prensa, GYV recordó una reciente declaración de Gülen, quien dijo: «Como ya he dicho anteriormente, estoy a favor de un cumplimiento más amplio de la libertad de expresión y de prensa». Gülen agregó que aboga por mayores derechos, concretamente en los ámbitos de la libertad de expresión y la libertad de prensa para los periodistas, incluyendo a aquellos que «injustamente» lo han acusado de conspirar en su contra.

 

 

El texto completo del comunicado del GYV:

 

 

Recientemente se han vertido diferentes opiniones y puntos de vista sobre temas tan delicados como la tensión entre la administración política y el movimiento de Gülen y sobre la participación de este movimiento en la política. Turquía es una nación que está en proceso de democratización, y es natural que la sociedad, como parte integrante de una nación democrática, mantenga esos debates. Por otro lado, aquellos que apoyan al movimiento Hizmet (como se define por los seguidores del movimiento Gülen) están abiertos a la crítica constructiva y consideran un deber escuchar las críticas y beneficiarse de ellas. Sin embargo, para que el debate en curso sea más fructífero, es necesario emplear adecuadamente las nociones pertinentes y basarse en una información más precisa acerca de las cuestiones que afectan a la gente.

 

 

Los debates sobre la solidaridad social y la actitud de servicio inspiradas en los puntos de vista e ideas de Fethullah Gülen, que se concretan en el «movimiento Hizmet», no son exclusivos de Turquía. Durante las últimas décadas, toda una serie de personas y de instituciones se han movilizado en varios países para identificar adecuadamente a Hizmet y a Fethullah Gülen, como epicentro de este movimiento. Desde esta perspectiva, se podría decir que nuestro mundo intelectual llega tarde a la expansión de un amplio debate sobre el significado y la posición del fenómeno mundial denominado Hizmet.

 

 

Otro problema es que, debido a desagradables experiencias pasadas, Turquía nunca ha sido testigo de la existencia de un entorno transparente a la crítica y la discusión. Como resultado de una larga tutela, incluso las discusiones intelectuales, en Turquía, han sufrido altibajos, información engañosa, evaluaciones equivocadas, exageraciones, observaciones falsas y errores. Debido a la falta de libre discusión y de negociación pública, han surgido guetos de pensamiento aislados; estos guetos se han acostumbrado a vivir en sus propios compartimentos y a mantenerse al margen de otros estilos de vida. Se ha hecho casi imposible iniciar un debate adecuado sobre cuestiones relacionadas con prácticas religiosas e ideales. En consecuencia, se han planteado discusiones inapropiadas, en las que no se han definido correctamente nociones fundamentales tales como el orden, la fe, la comunidad y los preceptos religiosos, así como aquellas prácticas que constituyen la columna vertebral de un debate sobre cuestiones religiosas.

 

 

Por esta razón, y teniendo en cuenta los recientes debates, se hace necesario profundizar en algunos temas y conceptos. Para este fin, podría plantearse una serie de preguntas relacionadas con el movimiento. Aunque creo que lo mejor sería ofrecer respuestas a las preguntas indicadas a continuación:

 

 

¿Qué es Hizmet y cuál es su objetivo principal? ¿Este movimiento de voluntarios tiene una postura política? ¿Cuáles son los valores y normas que Hizmet adopta como referencias en la vida política?

 

 

En una segunda etapa, hay más preguntas concretas que se podría preguntar y podrían ser respondidas:

 

 

  • Hizmet y las expectativas políticas
  • Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo
  • ¿Tiene Hizmet «hombres dentro del estado»?
  • ¿Existe alguna crisis entre el movimiento y el Partido Justicia y Desarrollo?
  • La posición de Hizmet y su apoyo a los procesos judiciales y burocráticos
  • Hizmet y la libertad de la prensa
  •  

 

¿Qué es Hizmet?

 

 

Hizmet es un movimiento surgido de la sociedad civil e inspirado por la fe, que busca crear una cultura de convivencia dentro de los valores humanos universales y está compuesto por voluntarios.

 

Hizmet es una sociedad de voluntarios. La condición previa para ser voluntario consiste en hacer una contribución sin esperar nada a cambio. Dicho de otra manera, todo aquel que hace su servicio con expectativas no actúa de manera acorde con el espíritu de Hizmet.

 

 

El segundo punto alude al ámbito civil. Hizmet es un movimiento civil. Y como movimiento civil, no forma parte de un programa oficial de partido, ni tiene política o agenda. Del mismo modo, este movimiento civil tampoco se posiciona contra un adversario o una agenda política o partido. En un análisis final, los expertos en política basan la definición de movimiento civil en tres elementos principales: voluntariado, autonomía y carácter no gubernamental. Un movimiento social que cumpla estos tres requisitos se considera un movimiento de la sociedad civil y merece ser llamado así. Por esta razón, quien tratase de identificar parte de una agenda política con Hizmet actuaría en contra del espíritu de este movimiento. Del mismo modo, como consecuencia de su carácter civil, no existe ningún vínculo oficial entre los partidarios del movimiento, ni jerarquía entre sus seguidores.

 

 

En este punto, el debate sobre la relación entre esta sociedad y la política, en particular, debe ser analizado cuidadosamente. Los argumentos que sugieren que Hizmet está asociado con un partido político o es partidario de un movimiento político no son aceptables por los fundamentos del movimiento. Aquellos que forman parte de Hizmet respetan todos los movimientos políticos que no se basen en el terror y la violencia, algo que es rechazado por las normas jurídicas universales. Sin embargo, no tienen en cuenta la integración o la fuerte implantación de cualquiera de esos movimientos políticos.

 

 

El creciente respeto por Hizmet y el incremento de su popularidad se deben a su carácter civil. Si estas personas relacionadas con el movimiento Hizmet hubieran participado en actos que hubiesen violado este carácter o hubieran tomado parte en actos políticos o programas oficiales, no habrían sido elogiados en diferentes ámbitos culturales.

 

 

El punto crítico aquí es el siguiente: Al igual que en cualquier otro movimiento social, puede que algunos de los miembros o partidarios del movimiento Hizmet actúen en contradicción con la idea y con los valores fundamentales del movimiento. Sin embargo, estos errores no pueden ser atribuidos a Hizmet. Si el error tiene consecuencias jurídicas o pasivas, la herramienta pertinente o el mecanismo que han de ser consultados son la ley y el proceso legal.

 

 

Esta discusión se lleva a cabo como una humilde contribución a los debates que hoy tienen lugar en Turquía. Ya que ha habido una discusión sobre el movimiento Hizmet en Turquía desde hace ya algún tiempo, la política turca y su agenda se han tomado como referencia principal en esta evaluación. Por ello, sería erróneo concluir que Hizmet es un movimiento basado exclusivamente en Turquía. Por supuesto, desde una perspectiva histórica y sociológica, Hizmet se originó en Turquía, pero los valores y la comprensión que representa son universales.

 

 

¿A qué partidos políticos apoya Hizmet?

 

 

A diferencia de las estructuras oficiales, Hizmet, como movimiento civil, no da ninguna directriz sobre cuestiones tales como el voto o la preferencia política. La existencia de tales órdenes o directrices en un movimiento civil es limitante y arriesgada. Pero, por supuesto, sociológicamente, es posible hablar sobre el impacto de los valores y sobre la tendencia general de esta asociación de voluntarios, y quizás por ello, aquellos que tienen en cuenta esta influencia pueden influir a su vez sobre la base de estas tendencias. Por ejemplo, los seguidores de este movimiento no apoyamos ninguna acción que pueda socavar la democracia o que no respete los regímenes extraordinarios.

 

 

Sin embargo, la interacción o comunicación entre los seguidores de Hizmet y el individuo no tiene lugar directamente ni por medio de instrucciones. Por el contrario, los individuos sacan sus propias conclusiones partiendo de la orientación general de Hizmet.

 

 

Después de esta introducción, cabe señalar que, desde el inicio del movimiento, los principios que establecen el marco para abordar el tema de la asociación de voluntarios conocidos como «Movimiento Hizmet» hacia los partidos políticos son evidentes. Brinden o no su apoyo a partidos políticos, lo hacen sobre la base de estos principios y teniendo en cuenta las posturas políticas y acciones de estos partidos, y esto seguirá siendo así en el futuro. El punto crítico aquí es prestar atención hacia las identidades políticas de los partidos. Por esta razón, los partidarios de Hizmet pueden ampliar su apoyo a aquellos actos de los partidos que promueven determinados valores.

 

 

Es posible definir el marco principal de los valores que determinan el punto de vista primordial de Hizmet hacia los partidos políticos de la siguiente manera: la democratización, asegurar la libertad religiosa, la adhesión a las normas internacionales establecidas por organismos como la Unión Europea, y el esfuerzo para promover el imperio de la ley, los derechos humanos y las libertades. Para lograr estos objetivos, es posible que el movimiento Hizmet preste apoyo a aquellos partidos que orientan su política hacia los objetivos antes mencionados.

 

 

Cabe recordar que, en esta declaración, no existe ni una sola referencia a la existencia de un vínculo orgánico entre el movimiento y los partidos políticos. Mientras se lleve a cabo una política que no esté en contradicción con las tendencias generales y los valores de las personas, y que no se base en la violencia y el terror, cualquier partido político podrá ser apoyado por los partidarios de Hizmet.

 

Las personas que se han adherido a este movimiento, desde el principio, siempre han adoptado una actitud de apoyo a la democratización de Turquía y a la promoción de valores humanos universales. Hizmet siempre ha tenido en cuenta las expectativas de los ciudadanos turcos para profundizar en la democracia de Turquía en el ámbito de las libertades religiosas, el uso de la lengua kurda, los derechos de las minorías religiosas, la adhesión a la UE y el establecimiento de una constitución civil. También hay que recordar que Hizmet nunca ha rebajado sus estándares de democracia y derechos humanos por debajo de las normas internacionales en materia de democratización, sino que ha movilizado sus recursos a favor de una Turquía democrática y civil, sin condiciones previas. Hizmet nunca ha prestado atención a aquellos discursos que podrían causar dificultades al país en su avance hacia la adopción de normas democráticas universales, incluidas las establecidas por la UE.

 

 

Del mismo modo, el dinamismo que las grandes masas han adquirido en el mejoramiento de la democracia en Turquía se debe a los esfuerzos de Hizmet. El movimiento ha hecho importantes e históricas contribuciones a los mandatarios políticos, además de hacer vales su influencia sobre el pueblo, para hacer frente a la cuestión kurda y al cumplimiento de las reformas de la UE. Sin embargo, durante este proceso, nunca ha tratado de adquirir poder o ser parte de la administración política. La política es una importante práctica institucional, pero el papel de Hizmet y de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la interiorización de la democracia entre las bases, debe ser reconocido.

 

De forma análoga, el hecho de que los partidarios de Hizmet tengan preferencias políticas a la hora de promover la democratización y los derechos humanos no significa necesariamente que estén vinculados a un partido político. Entre sus preferencias figuran ampliar el apoyo a un partido político y mantener la promoción y protección de ciertos valores. Por lo tanto, en el caso de que un partido político baje sus estándares democráticos, los partidarios de Hizmet inevitablemente retirarían su apoyo.

 

 

Como se explicó anteriormente, la relación entre Hizmet y la política encaja bien con los modelos de las democracias avanzadas. Las personas y organizaciones de la sociedad civil amplían el apoyo a los partidos políticos en función de los valores que promueven. No todos los individuos o miembros de grupos de la sociedad civil son fervientes defensores de un partido político, y votan por un partido debido a que apoyan sus políticas, no porque ellos estén estrechamente vinculados a estos partidos. Esta configuración equilibrada en la relación entre Hizmet y los partidos es, en realidad, una garantía para toda la sociedad. La capacidad de movimientos como Hizmet para apoyar a los partidos a causa de sus políticas y de retirar ese apoyo cuando sea necesario, debe ser vista como una garantía. Cabe recordar que una de las lecciones que la política de Oriente Medio nos enseña es la siguiente: La participación de los movimientos sociales en los partidos políticos, administraciones o gobiernos y su postura decidida de apoyarlos, independientemente de que bajen sus estándares de derechos humanos y democratización, siempre han dado lugar a crisis políticas.

 

 

Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo

 

 

Desde una perspectiva más concreta, los debates actuales se centran también en la relación entre Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo. Se han planteado argumentos conflictivos con respecto a la relación entre el movimiento y el partido que gobierna en Turquía. Antes de comentar el punto de vista de Hizmet sobre el Partido Justicia y Desarrollo, es necesario hacer hincapié en un punto: que la actitud de Hizmet hacia los partidos políticos no se inició con el Partido Justicia y Desarrollo. La postura del movimiento con relación a la política fue elaborada mucho antes de la aparición del Partido Justicia y Desarrollo aunque Hizmet sí que implementó su posición, codo con codo, con el Partido Justicia y Desarrollo en el análisis de su actitud general hacia la política, tal como se explicó anteriormente.

 

La actitud del movimiento con relación a las discusiones entre Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo es evidente. Realmente, en esta última década, durante el gobierno del Partido Justicia y Desarrollo, se han tomado medidas audaces y se han llevado a cabo valientes reformas que han sido introducidas en el ámbito de la democracia y de la expansión de los derechos y libertades fundamentales en Turquía. Sería injusto ignorar la contribución del Partido Justicia y Desarrollo en este terreno. Hizmet ha apoyado siempre a todos los partidos y movimientos políticos que se esfuerzan por mejorar la imagen del país, y ésto también es válido para el Partido Justicia y Desarrollo. En los últimos tiempos, el Partido Justicia y Desarrollo y sus altos ejecutivos han tomado medidas audaces en momentos críticos. A su vez, esto les atrajo un gran apoyo popular en las elecciones. La razón por la que Hizmet agradece las contribuciones del Partido Justicia y Desarrollo es debida a su visible contribución a la democracia, a la protección de los derechos humanos y la abolición del régimen de tutela.

 

 

Actualmente, Hizmet no pide al Partido Justicia y Desarrollo nada que no sea la preservación del programa de democratización. Como todo el que busca la democracia, la principal expectativa política que tiene Hizmet es la consolidación de la democracia e implementar el diálogo con las instancias tutelares dentro del Estado. Hizmet no pide nada al Partido Justicia y Desarrollo, a excepción de mantener estos objetivos que sirven a todos los ciudadanos de nuestro país.

 

 

Por otro lado, los éxitos no se pueden atribuir a un solo partido o grupo. Por esta razón, hay que señalar que, además de la decisión que ha adoptado la administración política, también la acción de la sensibilidad y la responsabilidad de las organizaciones de la sociedad civil ha desempeñado un papel determinante sumando sus esfuerzos a los logros que han atraído el apoyo y el aprecio de la gente durante la década en la que el Partido Justicia y Desarrollo ha estado en el gobierno. Este ha sido un papel que también ha de reconocerse a Hizmet, además de su contribución a la administración política. Este logro ha sido posible gracias a todos, incluidos docentes, trabajadores, abogados, directores, periodistas, intelectuales y empresarios que han contribuido al proceso. Actualmente, los desarrollos constructivos que acontecen en Turquía deben ser vistos como el fruto de los sacrificios que han hecho muchas personas sin esperar nada a cambio, durante años.

 

 

¿Se ha abierto una grieta entre Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo?

 

 

En sus sermones, discursos, artículos y otras obras durante un período de más de 40 años, el señor Fethullah Gülen, siempre ha mostrado un punto de vista centrado en las personas, destacando la importancia del imperio de la ley, señalando que la democracia es un camino sin retorno, tratando de reforzar los valores morales en la sociedad, señalando que las actividades educativas y el diálogo son la base del consenso social y del desarrollo, y proporcionando ejemplos prácticos de cómo estos principios pueden ser puestos en práctica. Un examen detallado de sus discursos y sus libros pone de manifiesto que el señor Fethullah Gülen se halla lejos de la más mínima actitud que pueda conducir a una crisis de la nación o del Estado, y que se abstendría siempre de cometer un error así. El señor Gülen rechaza cualquier polémica que pueda provocar crisis sociales o políticas, y recomienda encarecidamente la armonía, la estabilidad, el servicio a la sociedad y la buena conducta de aquellas personas que escuchan a su conciencia. En sus sermones, les dice a los fieles que permanezcan «sin manos contra aquellos que les golpean y sin palabras contra aquellos que les maldicen». Más claramente, sugiere que los individuos deben hacer sacrificios personales en aras de la seguridad y la paz de la nación, en lugar de fomentar la crisis, por encima de los asuntos personales. Esta actitud propuesta por el señor Gülen y por Hizmet resume su buen criterio, cuando dice: «permanece en primer plano en el servicio y en el último en la búsqueda de recompensas por dicho servicio».

 

 

En este contexto, la crisis que algunos grupos señalan persistentemente como una crisis entre el Partido Justicia y Desarrollo y la «Comunidad», como parte de un reciente enfrentamiento entre la Organización Nacional de Inteligencia (MIT) y el poder judicial, está completamente fuera de la agenda y del área de interés de Hizmet. Contrariamente a lo que a menudo se ha dicho, Hizmet no tiene participación alguna en esta crisis. Por otro lado, la participación de personas que están inspiradas por las ideas del señor Gülen en estos debates, no reciben aprobación alguna, en ningún caso. En momentos en los que las personas deben actuar al unísono para resolver los graves problemas del país, es un error imaginar que Hizmet pueda echar más leña al fuego. Durante más de 40 años, contra las amenazas que pueden perturbar el orden social, como la discordia y la anarquía, el señor Gülen ha aconsejado regularmente, a sangre fría y con discreción, a las personas que se inspiran en sus ideas.

 

 

Los grupos que en el pasado criticaron al señor Gülen de ser excesivamente partidario del Estado, están acusándole ahora de fomentar una crisis que causa problemas a ese mismo Estado. Esta contradicción fundamental de los grupos de los cuales brotan varias afirmaciones acerca de una «crisis entre la Comunidad y el Partido Justicia y Desarrollo» siempre debería tenerse en cuenta. De hecho, aquellos que lo acusaron anteriormente de «tratar de establecer un estado basado en la Shariah» también se apresuraron a denunciarle diciendo que estaba «tratando de cristianizar el país». No podemos permitirnos pasar por alto estas y otras incoherencias similares que se han hecho anteriormente en las acusaciones al señor Gülen en varias ocasiones.

 

 

Sin embargo, está claro que, como siempre, hay ciertos motivos ocultos detrás de los esfuerzos hechos para dar la impresión de que los miembros del departamento de policía y del poder judicial, que se supone deben cumplir con sus obligaciones al amparo de la ley, están vinculados a la comunidad. Resulta, al mismo tiempo, un esfuerzo peligroso y burdo el hacer a las personas víctimas de críticas solo por su identidad, el color de su piel, su creencia religiosa o filosófica, en vez de valorar la forma en que la que desempeñan sus funciones y los valores que representan. Constituye también una violación de los derechos humanos fundamentales etiquetar a las personas o grupos como peligrosas únicamente debido a sus creencias filosóficas. Por lo tanto, declarar peligrosa a una persona porque él o ella respetan a Hizmet es una violación de los derechos humanos más elementales.

 

 

Los mandatarios que abogan por la democratización de Turquía, así como quienes se oponen a ello no han surgido recientemente. En otras palabras, las actitudes y las posibles reivindicaciones de los mandatarios de nuestra historia política, que abarca los dos últimos siglos, son bien conocidos. En consecuencia, no es difícil entender el motivo real que subyace tras los ataques actuales contra los servidores públicos asociados a la «Comunidad»: debilitar su voluntad política mediante la creación de una fricción entre Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo, con objeto de inhibir las actividades de Hizmet en la sociedad civil.

 

 

De hecho, una grieta entre Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo es lo que mejor se adapta a los planes de los defensores del régimen tutelar en Turquía. Llegado este punto, los grupos que hoy se regocijan por cualquier brecha potencial entre el Hizmet y el Partido Justicia y Desarrollo se han posicionado con el problema de voto de 367 parlamentarios en las elecciones presidenciales de 2007, el caso de cierre contra el Partido Justicia y Desarrollo, las elecciones presidenciales, etc. Esto debería tenerse en cuenta. Históricamente, Turquía se encuentra en un punto crítico. Todos los mandatarios tienen grandes responsabilidades en este período crucial. Es importante que las personas y grupos que quieren vivir en una Turquía democrática y desarrollada no se dejen engañar por la contaminación informativa y por la propaganda mal intencionada. Ahora le resulta más difícil a la tutela hacer que el país retroceda directamente o volver a los métodos tradicionales. Sin embargo, esta vez, la institución tutelar puede abrir amplias brechas a sus oscuras intenciones por medio de complots, intrigas, rumores y mediante el uso de aquellas debilidades que pueden vencer incluso a los más fuertes.

 

 

Hizmet y la burocracia

 

 

Debe tenerse en cuenta que Hizmet, como movimiento internacional, ha hecho un llamamiento a numerosas personas de todos los ámbitos de la sociedad, en muchos países de todo el mundo. Como movimiento civil centrado en las personas, heredero del mensaje de Rumi y Emre Yunus, Hizmet ha despertado el interés y ha recabado el apoyo de numerosos empresarios, académicos, políticos, burócratas y gente del arte y de la cultura.

 

 

Aquí, habría que destacar dos cosas: las ideas del señor Gülen despiertan el interés de muchas universidades de todo el mundo y son discutidas en las tesis de muchos especialistas. Así como se puede ver un demócrata de origen francés o turco, también se pueden ver a las personas que dan crédito a las ideas del señor Gülen en varios países alrededor del mundo.

 

 

En segundo lugar, el señor Gülen representa un pensamiento legítimo creado por el propio pasado de Turquía y de su cultura. El señor Gülen y el pensamiento que representa simbolizan una actitud que ha arraigado históricamente en nuestra cultura y civilización. Es por esta razón que la gente de todos los estratos de nuestra sociedad tiene el derecho legítimo de estar comprometida con estos valores y principios y, por tanto, apoyarlos.

 

 

En este sentido, es natural que la burocracia pública pueda incluir a personas que se inspiran en el movimiento Hizmet. Por otra parte, sería injusto tratar de realizar los deberes de uno en cuanto a las leyes y reglamentos como un esfuerzo hecho para «tomar el control de» o «infiltrarse» en el Estado.

 

El señor Gülen fue juzgado con relación a tales acusaciones sin sentido, y fue absuelto por unanimidad por el Tribunal de Casación (la decisión de la Sala novena Penal de la Corte de Casación de 5 de marzo de 2008, número 2007/6083-1328).

 

 

El Hizmet y la libertad de la prensa

 

 

En una declaración que hizo recientemente, el señor Gülen indica claramente su posición, diciendo: «Creo que la libertad de expresión y de prensa debe ser disfrutada en su sentido más amplio. Incluso si presentan ideas o puntos de vista completamente opuestos, o si me culpan injustamente de lo que les pasó a ellos, sigo creyendo que la gente debe ser libre para disfrutar de su libertad de pensamiento y de expresión». En ese sentido, Hizmet también valora la libertad de prensa como parte fundamental de la libertad de expresión y debe ejercerse en el sentido más amplio.

 

 

Cabe señalar que diversas personas y grupos critican con regularidad al Hizmet gracias a que existe la libertad de prensa en Turquía. En casi todos los debates públicos, el Hizmet es criticado de una u otra manera. Para ilustrar la naturaleza tragicómica de este asunto, sería conveniente tener en cuenta que incluso algunas personas que habían criticado al Hizmet en público se decantaron posteriormente «a favor del señor Gülen». La parte más molesta es que no hay pruebas concretas ni dirección específica o nombre que figure tras las acusaciones lanzadas contra el Hizmet o contra las personas inspiradas por el señor Gülen. Por otro lado, aquellos que, desde diversos sectores, lanzan la afirmación de que Hizmet es «el blanco de algunos periodistas que tienen una actitud de represalia a través de algunas personas que se infiltraron en el estado» tienen derecho a emprender acciones legales y a exigir justicia proporcionando evidencias concretas que prueben dichas acusaciones. Estas personas no sólo deben de abstenerse de recurrir a palabras acusatorias generalizadas, sino que deben recurrir a las autoridades judiciales y solicitar una indemnización mediante el apoyo a sus reclamaciones con pruebas materiales.

 

Por último, aquellos que dicen que es imposible o arriesgado criticar a Hizmet deben saber que existen decenas de libros y artículos que critican fuertemente a Hizmet y al señor Gülen que se siguen publicando en Turquía todos los días.


Suscribite a Dialogar





Video Institucional

Libro Digital

Libro Fethullah Gulen

b_0_0_0_00_images_libro_gulen.jpg

Últimas Noticias

c_500_140_16777215_00_images_gulen.jpg